Vitaminas y Minerales

Compra Vitaminas y minerales - Toda la información

Cuando se realiza cualquier tipo de disciplina deportiva es muy importante prestar atención a la nutrición, ya que es necesario asegurar un consumo adecuado de lípidos, proteínas y carbohidratos que ofrezcan todos los nutrientes para asegurar el rendimiento físico durante la práctica del deporte...

Compra Vitaminas y minerales - Toda la información

Cuando se realiza cualquier tipo de disciplina deportiva es muy importante prestar atención a la nutrición, ya que es necesario asegurar un consumo adecuado de lípidos, proteínas y carbohidratos que ofrezcan todos los nutrientes para asegurar el rendimiento físico durante la práctica del deporte. Sin embargo, en algunos casos se presentan carencias nutricionales de vitaminas o minerales, sustancias sumamente importantes para regular el metabolismo, tener energía, proteger los huesos, preservar la salud de las articulaciones y garantizar la recuperación después del ejercicio.

 

Cuando la dieta equilibrada no es suficiente para satisfacer los niveles de vitaminas y minerales que el organismo necesita para mantenerse sano durante y después del esfuerzo, es importante reponer ese déficit nutritivo a través de suplementos de vitaminas y minerales que podrás comprar aquí en Natursportshop.es, tu tienda de nutrición deportiva donde no solo encontrarás las mejores opciones del mercado sino también los precios más atractivos.

 ¿Qué son vitaminas y minerales?

Las vitaminas son compuestos orgánicos que son esenciales en cantidades muy pequeñas para apoyar la función fisiológica normal. Necesitamos vitaminas en nuestras dietas, porque nuestros cuerpos no pueden sintetizarlas lo suficientemente rápido como para satisfacer nuestras necesidades diarias.

Las vitaminas tienen tres características:

  • Son componentes naturales de los alimentos; usualmente presente en cantidades muy pequeñas.
  • Son esenciales para la función fisiológica normal (p. Ej., Crecimiento, reproducción, etc.). Cuando estén ausentes de la dieta, causarán una deficiencia específica.
  • Las vitaminas generalmente se clasifican como solubles en grasa o solubles en agua dependiendo de si se disuelven mejor en lípidos o agua.

Las vitaminas y sus derivados a menudo desempeñan una variedad de funciones en el cuerpo, una de las más importantes es su papel como cofactores de las enzimas, llamadas coenzimas. (Consulte la figura a continuación para ver un ejemplo).

La mayoría de los minerales se consideran esenciales y comprenden un amplio conjunto de micronutrientes. Existen tanto macrominerales (requeridos en cantidades de 100 mg / día o más) como microminerales (se requieren en cantidades inferiores a 15 mg / día).

La importancia de los alimentos ricos en vitaminas

Las deficiencias de vitaminas pueden crear o agravar las condiciones crónicas de salud.

9 vitaminas solubles en agua

  • Vitamina B1 (tiamina) Deficiencia: los síntomas incluyen ardor en los pies, debilidad en las extremidades, frecuencia cardíaca rápida, hinchazón, anorexia, náuseas, fatiga y problemas gastrointestinales. Toxicidad: Ninguna conocida. Fuentes: semillas de girasol, espárragos, lechuga, champiñones, frijoles negros, frijoles blancos, lentejas, espinacas, guisantes, frijoles pintos, habas, berenjenas, coles de Bruselas, tomates, atún, trigo integral, soja.
  • Vitamina B2 (riboflavina) Deficiencia: los síntomas incluyen grietas, fisuras y llagas en la esquina de la boca y los labios, dermatitis, conjuntivitis, fotofobia, glositis de la lengua, ansiedad, pérdida de apetito y fatiga. Toxicidad: El exceso de riboflavina puede aumentar el riesgo de roturas de la cadena de ADN en presencia de cromo. La terapia con dosis altas de riboflavina intensificará el color de la orina a un amarillo brillante (flavururia), pero esto es inofensivo. Fuentes: almendras, soja / tempeh, champiñones, espinaca, trigo integral, yogurt, caballa, huevos, hígado.
  • Vitamina B3 (niacina) Deficiencia: los síntomas incluyen dermatitis, diarrea, demencia y estomatitis. Toxicidad: No se conoce que la niacina de los alimentos cause efectos adversos. El ácido nicotínico suplementario puede causar enrojecimiento de la piel, picazón, intolerancia a la glucosa y malestar gastrointestinal. La ingesta de 750 mg por día durante menos de 3 meses puede causar daño a las células hepáticas. La dosis alta de nicotinamida puede causar toxicidad para las náuseas y el hígado. Fuentes: Setas, espárragos, cacahuetes, arroz integral, maíz, vegetales de hoja verde, camote, papa, lentejas, cebada, zanahorias, almendras, apio, nabos, melocotones, carne de pollo, atún, salmón.
  • Vitamina B5 (ácido pantoténico) Deficiencia: muy poco probable. Solo en la desnutrición severa puede notar hormigueo en los pies. Toxicidad: Se pueden notar náuseas, acidez estomacal y diarrea con suplementos de dosis altas. Fuentes: Brócoli, lentejas, arvejas, aguacate, trigo integral, champiñones, batata, semillas de girasol, coliflor, vegetales de hojas verdes, huevos, calabaza, fresas, hígado.
  • Vitamina B6 (piridoxina) Deficiencia: los síntomas incluyen chelosis, glositis, estomatitis, dermatitis (todos similares a la deficiencia de vitamina B2), trastornos del sistema nervioso, insomnio, confusión, nerviosismo, depresión, irritabilidad, interferencia con los nervios que irrigan los músculos y dificultades en el movimiento de estos músculos, y anemia . La privación prenatal produce retraso cognitivo y trastornos sanguíneos en el recién nacido. Toxicidad: Altas dosis de vitamina B6 suplementaria pueden dar lugar a síntomas neurológicos dolorosos. Fuentes: trigo integral, arroz integral, vegetales de hojas verdes, semillas de girasol, papa, garbanzos, plátano, trucha, espinacas, tomates, aguacate, nueces, mantequilla de maní, atún, salmón, habas, pimientos, carne de pollo.
  • Vitamina B9 (ácido fólico) El folato es la forma natural que se encuentra en los alimentos. El ácido fólico es la forma sintética utilizada en los suplementos disponibles comercialmente y los alimentos fortificados. El estado inadecuado del folato se asocia con defectos del tubo neural y algunos cánceres. Deficiencia: se puede observar anemia (macrocítica / megaloblástica), esprúe, leucopenia, trombocitopenia, debilidad, pérdida de peso, agrietamiento y enrojecimiento de la lengua y la boca, y diarrea. En el embarazo existe un riesgo de bajo peso al nacer y parto prematuro. Toxicidad: Ninguna de los alimentos. Tenga en cuenta que la vitamina B12 y la deficiencia de ácido fólico pueden provocar anemia megaloblástica. Grandes dosis de ácido fólico administradas a un individuo con una deficiencia de vitamina B12 no diagnosticada podrían corregir la anemia megaloblástica sin corregir la deficiencia subyacente de vitamina B12. Fuentes: Verduras de hoja verde, espárragos, brócoli, coles de Bruselas, cítricos, guisantes de ojo negro, espinacas, frijoles grandes del norte, granos integrales, frijoles cocidos, guisantes, aguacate, cacahuetes, lechuga, jugo de tomate, plátano, papaya, vísceras.
  • Vitamina B12 (cobalamina) La vitamina B12 debe combinarse con el factor intrínseco antes de ser absorbida por el torrente sanguíneo. Podemos almacenar un año de esta vitamina, pero aún así debería consumirse regularmente. B12 es un producto de la fermentación bacteriana, por lo que no está presente en los alimentos vegetales de orden superior. Deficiencia: los síntomas incluyen anemia perniciosa, problemas neurológicos y esprue. Toxicidad: Ninguna conocida por suplementos o alimentos. Solo una pequeña cantidad se absorbe por vía oral, por lo que el potencial de toxicidad es bajo. Fuentes: cereales fortificados, hígado, trucha, salmón, atún, eglefino, huevo.
  • Vitamina H (Biotina) Deficiencia: muy raro en humanos. Tenga en cuenta que consumir claras de huevo crudas durante un largo período de tiempo puede causar deficiencia de biotina. Las claras de huevo contienen la proteína avidina, que se une a la biotina y evita su absorción. Toxicidad: No se sabe que sea tóxico. Fuentes: Verduras de hoja verde, la mayoría de las nueces, panes integrales, aguacate, frambuesas, coliflor, zanahorias, papaya, plátano, salmón, huevos.
  • Vitamina C (ácido ascórbico) Deficiencia: los síntomas incluyen hematomas, infecciones de encías, letargo, caries dentales, hinchazón de los tejidos, cabello y piel secos, encías sangrantes, ojos secos, pérdida de cabello, pintura articular, edema con hoyuelos, anemia, cicatrización retrasada y fragilidad ósea. La deficiencia a largo plazo produce escorbuto. Toxicidad: Posibles problemas con dosis muy grandes de vitamina C, incluidos cálculos renales, escorbuto de rebote, aumento del estrés oxidativo, exceso de absorción de hierro, deficiencia de vitamina B12 y erosión del esmalte dental. Hasta 10 gramos / día es seguro basado en la mayoría de los datos. 2 gramos o más por día pueden causar diarrea. Fuentes: Guayaba, pimiento, kiwi, naranja, pomelo, fresas, coles de Bruselas, melón, papaya, brócoli, camote, piña, coliflor, col rizada, jugo de limón, perejil.

4 vitaminas liposolubles

  • Vitamina A (Retinoides) Los carotenoides que el cuerpo puede convertir en retinol se conocen como carotenoides provitamina A. Deficiencia: se puede notar dificultad para ver con poca luz y piel áspera / seca. Toxicidad: La hipervitaminosis A es causada por consumir cantidades excesivas de vitamina A preformada, no los carotenoides de la planta. La vitamina A preformada se absorbe rápidamente y se elimina lentamente del cuerpo. Puede causar náuseas, dolor de cabeza, fatiga, pérdida de apetito, mareos y piel seca. El consumo excesivo durante el embarazo puede causar defectos de nacimiento. Fuentes: Zanahorias, camote, calabaza, vegetales de hoja verde, calabaza, melón, pimiento, repollo chino, carne de vacuno, huevos, duraznos.
  • Vitamina D (Calciferol, 1,25-dihidroxi vitamina D) Cholecalciferol = vitamina D3 = versión animal; ergocalciferol = vitamina D2 = versión de la planta Deficiencia: en los niños, la deficiencia de vitamina D puede causar raquitismo, huesos deformados, retraso en el crecimiento y dientes blandos. En los adultos, la deficiencia de vitamina D puede provocar osteomalacia, ablandamiento de los huesos, fracturas espontáneas y caries. Aquellos en riesgo de deficiencia incluyen bebés, ancianos, personas de piel oscura, aquellos con exposición solar mínima, síndromes de malabsorción de grasa, enfermedades inflamatorias del intestino, insuficiencia renal y trastornos convulsivos. Toxicidad: La hipervitaminosis D no es resultado de la exposición al sol sino de suplementos crónicos. El uso excesivo de suplementos elevará los niveles de calcio en la sangre y provocará pérdida de apetito, náuseas, vómitos, sed excesiva, micción excesiva, picazón, debilidad muscular, dolor en las articulaciones y desorientación. La calcificación de los tejidos blandos también puede ocurrir. Fuentes: luz del sol, alimentos fortificados, champiñones, salmón, caballa, sardinas, atún, huevos.
  • Vitamina E (tocoferol) Deficiencia: solo se nota en personas con desnutrición severa. Sin embargo, la ingesta subóptima de vitamina E es relativamente común. Toxicidad: se han observado efectos secundarios mínimos en adultos que toman suplementos en dosis inferiores a 2000 mg / día. Existe la posibilidad de una coagulación sanguínea alterada. Los bebés son más vulnerables. Fuentes: Verduras de hoja verde, almendras, semillas de girasol, aceitunas, arándanos, la mayoría de los frutos secos, la mayoría de las semillas, tomates, aguacate.
  • Vitamina K Deficiencia: tendencia a sangrar o hemorragia y anemia. Toxicidad: Puede interferir con el glutatión. No se conoce toxicidad con dosis altas. Fuentes: brócoli, vegetales de hoja verde, perejil, berro, espárragos, coles de Bruselas, judías verdes, guisantes, zanahorias.

La importancia de alimentos que contienen minerales

Las deficiencias minerales pueden crear o agravar las condiciones de salud crónicas.

5 macrominerales

  • Calcio Deficiencia: La ingesta inadecuada a largo plazo puede ocasionar una baja densidad mineral ósea, raquitismo, osteomalacia y osteoporosis. Toxicidad: Causará náuseas, vómitos, estreñimiento, boca seca, sed, aumento de orina, cálculos renales y calcificación de los tejidos blandos. Fuentes: lácteos, vegetales de hojas verdes, legumbres, tofu, melaza, sardinas, quimbombó, perca, trucha, repollo chino, ruibarbo, semillas de sésamo.
  • Fósforo Deficiencia: muy raro Entre los que están en riesgo se incluyen los bebés prematuros, los que usan antiácidos, los alcohólicos, la diabetes mellitus no controlada y el síndrome de realimentación. Toxicidad: muy raro Puede dar lugar a la calcificación de los tejidos blandos. Fuentes: legumbres, nueces, semillas, cereales integrales, huevos, pescado, trigo sarraceno, mariscos, maíz, arroz salvaje.
  • Potasio Deficiencia: No es resultado de una ingesta dietética insuficiente. Causado por las condiciones de pérdida de proteínas. Los diuréticos también pueden causar una pérdida excesiva de potasio en la orina. Un nivel bajo de potasio en la sangre puede provocar un paro cardíaco. Toxicidad: ocurre cuando la ingesta de potasio excede la capacidad de eliminación de los riñones. Se encuentra con insuficiencia renal y diuréticos ahorradores de potasio. Las dosis orales de más de 18 gramos pueden provocar toxicidad. Los síntomas incluyen hormigueo en las extremidades y debilidad muscular. Las altas dosis de suplementos de potasio pueden causar náuseas, vómitos y diarrea. Fuentes: camote, tomate, vegetales de hojas verdes, zanahorias, ciruelas, frijoles, melaza, calabaza, pescado, plátanos, melocotones, albaricoques, melón, patatas, dátiles, pasas, champiñones.
  • Magnesio Deficiencia: muy raro debido a la abundancia de magnesio en los alimentos. Aquellos con trastornos gastrointestinales, trastornos renales y alcoholismo están en riesgo. Toxicidad: Ninguna identificada en los alimentos. El consumo excesivo de suplementos que contienen magnesio puede provocar diarrea (el magnesio es un laxante conocido), deterioro de la función renal, presión arterial baja, debilidad muscular y paro cardíaco. Fuentes: legumbres, nueces, semillas, granos integrales, frutas, aguacate.
  • Sal (cloruro de sodio) Deficiencia: no es el resultado de una baja ingesta dietética. La baja cantidad de sodio en la sangre generalmente resulta del aumento de la retención de líquidos. Uno puede notar náuseas, vómitos, dolor de cabeza, calambres, fatiga y desorientación. Toxicidad: El consumo excesivo puede inclinarse a aumentar el volumen de líquidos, náuseas, vómitos, diarrea y calambres abdominales. El alto contenido de sodio en la sangre generalmente resulta de la pérdida excesiva de agua. Fuentes: Cualquier alimento procesado, granos enteros, legumbres, nueces, semillas, vegetales.

9 microminerales

  • Hierro Consumir alimentos ricos en hierro con alimentos ricos en vitamina C para mejorar la absorción.Iron Deficiencia: Anemia con glóbulos rojos pequeños y pálidos. En los niños se asocia con anomalías de comportamiento. Toxicidad: causa común de envenenamiento en niños. Puede aumentar el riesgo de enfermedad crónica. La ingesta excesiva de hierro suplementario es una situación de sala de emergencia. Las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y las enfermedades neurodegenerativas están asociadas con el exceso de hierro. Fuentes: almendras, albaricoques, alubias, dátiles, habas, frijoles, pasas, arroz integral, vegetales de hojas verdes, brócoli, semillas de calabaza, atún, platija, carne de pollo, cerdo.
  • Zinc La deficiencia de zinc produce una disminución de la inmunidad y aumenta la susceptibilidad a la infección. Se ha demostrado que la suplementación de zinc reduce la incidencia de infección y el daño celular debido al aumento del estrés oxidativo. La deficiencia de zinc también se ha visto implicada en la enfermedad diarreica, la suplementación podría ser efectiva en la profilaxis y el tratamiento de la diarrea aguda. Deficiencia: los síntomas incluyen retraso del crecimiento, disminución de la altura del sistema inmune, anomalías esqueléticas, retraso en la maduración sexual, mala cicatrización de la herida, cambios en el sabor, ceguera nocturna y pérdida del cabello. Aquellos en riesgo de deficiencia incluyen ancianos, alcohólicos, personas con mala absorción, veganos y personas con diarrea severa. Toxicidad: los síntomas que resultan son dolor abdominal, diarrea, náuseas y vómitos. El consumo a largo plazo de zinc excesivo puede provocar una deficiencia de cobre. Fuentes: champiñones, espinacas, semillas de sésamo, semillas de calabaza, guisantes, alubias, anacardos, guisantes, granos integrales, lenguado, avena, ostras, carne de pollo.
  • Cobre Deficiencia: Relativamente poco común. El signo clínico es una anemia hipocrómica que no responde al tratamiento con hierro. Neutropenia y leucopenia también pueden resultar. La hipopigmentación de la piel y el cabello también se nota. Aquellos en riesgo de deficiencia incluyen bebés prematuros, bebés alimentados solo con fórmula de leche de vaca, aquellos con síndromes de malabsorción, consumo excesivo de zinc y uso de antiácidos. Toxicidad: Raro. Los síntomas incluyen dolor abdominal, náuseas, vómitos y diarrea. La exposición a largo plazo a dosis más bajas de cobre puede provocar daño hepático. Fuentes: Setas, verduras de hoja verde, cebada, soja, tempeh, semillas de girasol, frijoles blancos, garbanzo, anacardos, melaza, hígado.
  • Cromo Deficiencia: los síntomas incluyen intolerancia a la glucosa e insulina circulante elevada Toxicidad: Generalmente limitada a exposición industrial. El uso de suplementos a largo plazo puede aumentar el daño en el ADN. También se han documentado casos raros de insuficiencia renal. Fuentes: lechuga, cebollas, tomates, granos integrales, patatas, champiñones, avena, ciruelas pasas, nueces, levadura de cerveza.
  • Fluoruro Deficiencia: aumento del riesgo de caries dental. Toxicidad: los niños pueden desarrollar esmalte dental moteado. Tragar pasta de dientes con flúor suele ser la causa de este problema. Los síntomas incluyen náuseas, dolor abdominal y vómitos. Fuentes: agua, té, pescado.
  • Yodo Deficiencia: afecta el crecimiento y el desarrollo neurológico. La deficiencia también puede provocar la disminución de la producción de hormonas tiroideas y la hipertrofia de la tiroides. Toxicidad: Rara y ocurre en dosis de muchos gramos. Los síntomas incluyen ardor en la boca, garganta y estómago. La fiebre y la diarrea también pueden resultar. Fuentes: vegetales de mar, sal yodada, huevos, fresas, espárragos, vegetales de hoja verde.
  • Selenio Deficiencia: puede causar actividad limitada de glutatión. Los síntomas más graves son la miocardiopatía juvenil y la condrodistrofia. Toxicidad: síntomas múltiples que incluyen lesiones dermatológicas, fragilidad del cabello y las uñas, trastornos gastrointestinales, erupción cutánea, fatiga y anomalías del sistema nervioso. Fuentes: nueces del Brasil, champiñones, cebada, salmón, cereales integrales, nueces, huevos.
  • Manganeso Deficiencia: No se observa típicamente en humanos. Toxicidad: generalmente por exposición industrial. Fuentes: Verduras de hoja verde, bayas, piña, lechuga, tempeh, avena, soja, espelta, arroz integral, garbanzos.
  • Molibdeno Deficiencia: Nunca se ha observado en personas sanas. Toxicidad: Más probable que la deficiencia. Aún muy raro Fuentes: leguminosas, granos enteros.

Lo que debes saber sobre vitaminas y minerales

Hace años, los profesionales médicos notaron que los estados patológicos peculiares estaban directamente relacionados con la ingesta de alimentos. Estas enfermedades se encontraron en presencia de una ingesta adecuada de calorías y proteínas. Los científicos también notaron que estas enfermedades estaban ausentes entre las personas que consumían ciertos alimentos. Por ejemplo, los marineros que consumieron frutas cítricas en largos viajes por mar no desarrollaron escorbuto. Por lo tanto, los investigadores razonaron, debe haber otras sustancias importantes en los alimentos. Eventualmente, descubrieron que los compuestos que solo se obtienen de los alimentos podrían prevenir y curar estas enfermedades.

Deficiencias de nutrientes en la población general

Las deficiencias de nutrientes son comunes, generalmente a partir de una dieta pobre en general, o de una ingesta reducida de calorías. El 68% de la población de América del Norte es deficiente en calcio, 90% en cromo, 75% en magnesio y 80% en vitamina B6. Las deficiencias de nutrientes son particularmente comunes entre poblaciones como los ancianos, los atletas (que tienen un mayor requerimiento de muchos nutrientes) y las personas con bajos ingresos (que pueden no consumir la misma cantidad de alimentos saludables). Cuando alguien reduce la ingesta de alimentos en un esfuerzo por reducir la grasa corporal, está casi seguro de una deficiencia de nutrientes. ¿Por qué? Debido a que a medida que la ingesta de alimentos disminuye, la ingesta de nutrientes también lo hace.

Solubilidad y absorción de la vitamina

Las vitaminas liposolubles se absorben principalmente de forma pasiva y se deben transportar con grasa dietética. Estas vitaminas generalmente se encuentran en la porción de la célula que contiene grasa, incluidas membranas, gotas de lípidos, etc. Tendemos a excretar las vitaminas liposolubles a través de las heces, pero también podemos almacenarlas en los tejidos grasos. Si no comemos suficiente grasa en la dieta, no absorbemos adecuadamente estas vitaminas. Una dieta muy baja en grasa puede conducir a deficiencias de vitaminas liposolubles. Las vitaminas solubles en agua son absorbidas tanto por mecanismos pasivos como activos. Su transporte en el cuerpo se basa en "portadores" moleculares. Las vitaminas solubles en agua no se almacenan en grandes cantidades en el cuerpo y se excretan en la orina junto con sus productos de descomposición.

Absorción de minerales

Nuestros cuerpos y los alimentos que comemos contienen minerales; en realidad los absorbemos en un estado cargado (es decir, estado iónico). Los minerales estarán en un estado positivo o negativo y residirán dentro o fuera de las células. Las moléculas que se encuentran en los alimentos pueden alterar nuestra capacidad de absorber minerales. Esto incluye cosas como fitatos (que se encuentran en los granos), oxalato (que se encuentra en alimentos como la espinaca y el ruibarbo), que inhiben la absorción de minerales y los ácidos. Incluso la acidez gástrica y el estrés pueden influir en la absorción.

Resumen y recomendaciones sobre el consumo de multivitaminicos

Las vitaminas y los minerales desempeñan un papel en la normalización de las funciones corporales y el cuerpo no puede hacerlo (excepto la vitamina D del sol).

La ingesta adecuada de alimentos o comprar suplementos multivitaminicos, es necesaria para prevenir la deficiencia, promover una salud óptima, mejorar el reparto de nutrientes y promover la pérdida de grasa y el aumento muscular. El interés en la suplementación de vitaminas y minerales para prevenir enfermedades y aumentar la longevidad se debe a los múltiples beneficios que los suplementos multivitaminicos nos pueden aportar.

Elija el suplemento adecuado, evite las dosis supertépéuticas:

Dosis muy superiores a las recomendaciones. Si usa un suplemento de vitaminas y minerales, busque uno que proporcione nutrientes derivados de alimentos integrales. Asegúrese de que esto incluya formas naturales de vitamina E en lugar de las versiones sintéticas. La vitamina A debe provenir de precursores como los carotenoides y los retinoides no preformados. Las mujeres que aún menstrúan deberían incluir hierro suplementario. Los hombres generalmente no necesitan hierro adicional (y en algunos hombres, puede ser activamente dañino). Aquellos que sufren de síndromes de malabsorción necesitarán ajustar su ingesta de micronutrientes en consecuencia. Aquellos con exposición solar limitada deben investigar un suplemento de vitamina D. Los que toman anticoagulantes deben hablar con su médico antes de agregar vitamina K suplementaria. Aquellos en una dieta basada en plantas podrían beneficiarse de la suplementación con yodo, vitamina D y vitamina B12.

Vitaminas y minerales para el cansancio

Si últimamente te sientes cansado y sin fuerzas, es posible que estés necesitando de un suplemento de vitaminas y minerales que te ayude a llevar a cabo tus rutinas de forma exitosa y, sobre todo, te permita regenerar correctamente tus músculos y nutrientes después del ejercicio.

 

El consumo de suplementos de vitaminas y minerales para combatir el cansancio ofrece resultados muy positivos, ya que los multivitamínicos contienen la cantidad de nutrientes que el cuerpo necesita a diario, lo cual permite combatir cualquier carencia y síntomas molestos como la fatiga.

Además, el consumo de vitaminas y minerales a través de suplementos facilita la conversión de los alimentos a energía, lo cual te ofrecerá ese combustible adicional que vienes necesitando para llevar a cabo tus rutinas deportivas.

 

La vitamina B12 es la más interviene en el proceso de obtención de energía, mientras que la vitamina D ayuda al metabolismo a favorecer la absorción de calcio para una salud ósea óptima. Por su parte, la vitamina E también es muy importante, ya que su poder antioxidante estimula la regeneración del tejido. Si disminuir el cansancio es tu principal opción, lo ideal es que al comprar tu suplemento de vitaminas te fijes que contenga vitamina B12 y vitamina B5.

¿Y los minerales? Seguramente has notado que muchas personas que practican deporte de forma constante consumen magnesio. ¿Para qué sirve el suplemento de magnesio? El magnesio es el mineral que nos ayuda a preservar el equilibrio muscular y del sistema nervioso, razón por la cual mantener en regla los niveles de magnesio en el organismo permite combatir el cansancio y la fatiga y obtener mayor energía. Además, la carencia de este mineral es una de las principales causas de dolores musculares.

 

Asimismo, el calcio, junto con la ayuda del magnesio, representa también otro de los suplementos importantes para preservar la solidez de los huesos y evitar contracciones musculares.

 

Te aseguran una óptima recuperación

El consumo de suplementos de vitaminas y minerales en deportistas es una excelente forma de prevenir lesiones. Cualquier disciplina deportiva requiere un esfuerzo físico importante que estresa los músculos y desgasta la energía de los mismos, por lo tanto, después de entrenar es fundamental devolver al organismo los nutrientes necesarios para que exista una recuperación saludable.

Para prevenir lesiones y asegurar una óptima recuperación, los deportistas deben consumir niveles importantes de vitamina E y vitamina C. Estas sustancias las puedes obtener a través de la alimentación, pero es necesario reforzar su cantidad en el organismo a través de la ingesta diaria de un suplemento multivitamínico. En Natursportshop.es tenemos los mejores, visita nuestro catálogo y encuentra el producto indicado para ti siempre a precios muy atractivos.  

 Otros Suplementos que te pueden interesar:

Más

Vitaminas y Minerales Hay 5 productos.

Mostrando 1 - 5 de 5 items
Mostrando 1 - 5 de 5 items